¿Cómo quisiera que fuese la madrastra de mi hijo?

Esto lo escribió una madre biológica, quien durante su sesiones con la Coach especialista en Familias Ensambladas Rosa Freitas @coolstepmoms hizo este interesante ejercicio que te invitamos a hacer a ti también.


Gracias Fabiola Adrian por permitirnos compartir tu reflexión.




Inmediatamente viene a mi mente la frase La madrastra ideal, Mmm... y además me percato de que por primera vez en mi vida que leo-escucho la oración “La madrastra ideal” por lo que nunca me lo había cuestionado, sobre todo por el hecho de que la palabra “madrastra” socialmente se refiere a una persona “mala”, alguien energéticamente gris y luego anexarle a la oración el adjetivo “ideal” que nos hace referencia a la perfección, parecieran socialmente no coincidir los conceptos, sin embargo esta perspectiva es parte de las creencias que debemos cambiar conscientemente. Partiendo desde el punto de que cada uno de nosotros como individuos cumplimos distintos roles a lo largo de nuestra vida, por ejemplo: soy hija, pero también hermana, soy mamá, pero también puedo ser madrastra. ¿Porque hago énfasis en estos roles? Pues, por la importancia que tiene nuestra forma de interactuar o proyectarnos con nuestros pares en los distintos roles en los que nos desenvolvemos. ¿A que me lleva esto? ¿Se preguntarán por qué? , para mi es muy simple verlo, ya que considero es sumamente necesario comprender las necesidades del otro teniendo dos puntos de vista: 1. Cuál es mi rol con él? y 2. Como me hubiese gustado que fuese ese Rol “X” conmigo? En algún punto de nuestro ser coincidimos con la respuesta a estas preguntas, dado a que ejercemos los mismos roles con distintas personas/circunstancias. Entonces, el ejercicio es el siguiente, cada vez que tengo una “situación difícil” con mi hijo que no sé cómo manejar, ¿me pregunto cómo puedo ayudarlo? ¿Y cómo me hubiesen gustado que me ayudaran mis padres en dicha situación? Esta pequeña técnica, me ha ayudado mucho a ser el adulto que me hubiese gustado tener cerca de niña y además me ayuda a conectar no solo con mi hijo, sino también con cualquier niño/adolescente. Entendido todo lo anterior, siento es menester que además exponga primero que es para mí la maternidad y así poder recién llegar al punto de cómo me gustaría que fuese la madrastra de mi hijo. La maternidad para mi es un sinfín de amor puro, entrega incondicional, dedicación, límites claros, comunicación constante y aprendizaje continuo, al mismo tiempo agotadora pero reconfortante, siempre vale la pena un poco más de disposición.

En conclusión, puedo resumir en solo dos palabras amplísimas las cualidades que me gustaría tuviese la madrastra de mi hijo hacia él, amor y respeto. Tal cual como lo haces contigo misma, amarte y respetarte, así mismo como con tu pareja, amarla y respetarla y así mismo, amar y respetar a sus hijos como la extensión de tu pareja que en definitiva son, lo que implica aceptarlos tal cual son, perfectamente imperfectos, únicos, auténticos, niños/adolescentes que siempre valen la pena, independiente de más circunstancias de como llegaste TU a su vida, por que en efecto eres tu la madrastra quien llega a su vida, esta en ti el impacto negativo o positivo, que creas en la vida de este niño o niña, lo que conlleva a respetar de donde vienen, lo que han vivido, lo que anhelan vivir y sobre cualquier cosa, respetar el entorno en el que merecen crecer, lleno de armonía, amor y limites, que no necesita ser perfecto, sino conversado, reparado, trabajado y construido haciéndolos parte de dicho trabajo, lo que los hará una familia.


Escrito por Fabiola Adrian

75 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo