¿Qué es una Familia Ensamblada?




Las profundas transformaciones sociales, en distintos escenarios, han traído también cambios en la conformación y el concepto de familia. Así, aparecen hoy nuevos modelos que modifican la estructura, el funcionamiento y afectan a todo el sistema familiar. Aparecen nuevas denominaciones, características y exigencias.


Las estadísticas dan cuenta de un aumento exponencial de los casos de divorcios y separaciones con hijos de por medio, como también que son cada vez más jóvenes las parejas que se divorcian. Esto significa que estas personas volverán a formar parejas y así surgen las familias enlazadas.


Familias ensambladas, reconstituidas, enlazadas, mixtas, de segundas uniones…son algunas de las nomenclaturas que pueden surgir sobre esta tipología de familia.


¿Y a qué llamamos familias ensambladas?


Cuando una familia se forma luego del divorcio o la viudez y, siempre y cuando, haya hijos en al menos una de las relaciones anteriores. Es decir, es una familia conformada a partir de una pareja en la cual uno o ambos miembros tienen hijos de una unión anterior.

En esta estructura concurren varios subsistemas familiares que comprende los vínculos entre padres e hijos, las nuevas parejas, los hijos tenidos en la nueva unión, las respectivas familias de origen de ambos padres biológicos y de los padres afines, madrastras o padrastros. Esta confluencia de relaciones implica una dinámica y estructura diferente al modelo de familia “tradicional”, con una multiplicidad de lazos y vínculos que traen desafíos particulares que, si no son abordados en forma directa y consciente, pueden generar frustraciones, dolores y conflictos que pueden desembocar en nuevas separaciones o divorcios.


Los principales desafíos de una familia reconstituida están relacionados, principalmente, a tema referentes a la definición o redefinición de los roles de cada miembro, la construcción de vínculos entre los nuevos integrantes, el establecimiento de reglas y normativas en los espacios de convivencia, los procesos de adaptación que cada uno debe realizar, la elaboración de duelos, los sentimientos y sensaciones tanto de las parejas como de los hijos, el establecimiento de limites hacia influencias de los ex y las familias extensas, las luchas de poder, el manejo y distribución del dinero, los tiempos compartidos con los hijos versus los tiempos de pareja.

Para que estas familias funcionen es importante que las parejas comprendan la particularidad de la estructura y las dinámicas de este tipo de uniones y que sus estrategias de acoplamiento y ensamble se acomoden a esa estructura y dinámica.

Un ensamble puede ser una nueva posibilidad de establecer vínculos de amor, como también de derrumbarse en el intento. El trabajo terapéutico con familias ensambladas implica un proceso que se centra en el bien común, en la priorización de las necesidades teniendo en cuenta a todos los participantes de la familia y en construir espacios de desarrollo positivo y bienestar para todos.


Psic. Alicia Yegros

@sosmadrastra

7 visualizaciones0 comentarios